Fecha: 2017-06-21 21:46:12


Morgan Stanley deja a Macri en la "frontera"


El relato de que los bonos de deuda por u$s 2.700 millones a 100 años emitida por el gobierno equivalían a una demostración de confianza de los mercados con la Argentina duró menos que un suspiro.

El relato de que los bonos de deuda por u$s 2.700 millones a 100 años emitida por el gobierno equivalían a una demostración de confianza de los mercados con la Argentina duró menos que un suspiro. La desmentida vino de donde importa: el capital financiero internacional. Ocurre que la decisión de Morgan Stanley de no subir la calificación del país de mercado de “frontera” a “emergente” fue vista de manera unánime como una derrota del gobierno. Para el oficialista Clarín hubo “decepción en el gobierno e impacto negativo”. En Infobae, el economista Pablo Wende fue más allá y concluyó que “Wall Street dio por finalizada la luna de miel con Mauricio Macri”. 

En realidad, la decisión de Morgan Stanley no debiera sorprender. Ya en las últimas semanas el gobierno había tenido dificultades para cubrir sus emisiones de deuda. Otro tanto ocurrió con las Lebac, cuyos vencimientos en la última semana superaron el medio billón de pesos. La alternativa de bajar la tasa de interés para reducir el peso de los intereses que debe pagar regularmente el Banco Central (¡superior a los 120.000 millones de pesos anuales!) choca con el peligro de generar una corrida cambiaria y una nueva devaluación. En todo este período, la bicicleta financiera armada con el tipo de cambio fijo y tasas altas convivió con una intensa fuga de capitales. En el año y medio macrista, el Banco Central vendió para pagos de intereses, giro de utilidades y atesoramiento más de u$s 25.000 millones de dólares, y se financió, a su vez con endeudamiento externo. Para intentar desarmar esta bomba de tiempo, el gobierno quiere ahora reemplazar las Lebac (deuda del BCRA) por Letras del Tesoro, tanto en pesos como en dólares. Por esta vía terminará sumando a la deuda pública actual unos u$s 60.000 millones, llevándola por encima de los u$s 300.000 millones. 

La decisión de Morgan Stanley explica, además, porqué el gobierno se apuró a pagar por la deuda centenaria una tasa superior al 8%. Sucede que aunque en las condiciones actuales un interés de esa magnitud significa una auto-admisión de bancarrota, sabía que luego de que Morgan Stanley dejara a la Argentina en la calificación de “país de frontera” la tasa sería aún más alta. 

Al igual que una parte importante del gran capital, Morgan Stanley le dice al gobierno que la capacidad de financiar el déficit con nueva deuda ha llegado a un límite y debe proceder a un fuerte ajuste fiscal. Hay que tomar nota de esta declaración de guerra contra los trabajadores, planteando un programa integral que incluya el desconocimiento de la deuda usuraria y poner fin al saqueo del Estado por parte del capital.

Fuente: Prensa Obrera

Te puede interesar leer...


Elaboran una plataforma interactiva entre el ciudadano y el Consejo Económico y Social

Softbol Argentino con presencia Salteña

El Gobierno de Salta y Microsoft aplicarán nuevas tecnologías para desarrollar políticas sociales

Concluyeron las capacitaciones del Plan Nacional de Primera Infancia

Hasta el 30 de diciembre los jubilados podrán solicitar la exención de impuestos