Fecha: 2018-05-13 20:32:01


ESTAMOS...PERDIDOS


Poco antes de morir asesinado, por la abundante ingesta de tantas dosis de arsénico en su coñac, Bonaparte le confió a su medico personal, el doctor Antommarchi que la victoria es una peligrosa oportunidad.

Amigos:

Poco antes de morir asesinado, por la abundante ingesta de tantas dosis de arsénico en su coñac, Bonaparte le confió a su medico personal, el doctor Antommarchi que la victoria es una peligrosa oportunidad.

Macricio y su hato de ignorantes con mejores modales que los K, pero nivelados con ellos en su desprecio por la Patria, no ha leído ni una poca de la historia universal, como para comprender mínimamente lo que implica un triunfo y lo efímero de su paso.

Es sin duda alguna un tipo afortunado por nacimiento; mucho mas que su padre, allá en su Italia natal, en la que arrancó como un sucio albañil.

Pero bendecido fortuitamente cuando desembarcó en Argentina en 1948 como un simple valijero de fondos del Vaticano, entregados por el camarlengo del entonces Pontífice Pio XII, originarios como parte del tesoro de Mussolini, entregados por la familia de Clara Petacci al Papado, con los que comenzó silenciosamente a levantar su mafioso imperio.

Con una prosapia tan medrosa, esperar algo diferente del hijo de un Capo devenido hoy en Presidente seria un supremo desatino.

Porque generalmente, el hogar y los orígenes del mismo, nos condiciona durante toda nuestra vida.

Quizás por ello, nadie se extraña seriamente, acerca del plan urdido por George W Bush cuando urdió el falso atentado del 911.

Toda vez que respiró desde la adolescencia en su casa, posiblemente las anécdotas de su progenitor cuando era el director de la CIA, y el anecdotario de homicidios que acumuló en su gestión.

Siendo compatible la decisión de su madre, fallecida recientemente porque deseaba dejarse morir.

Jack Kennedy y su hermano Robert, por el contrario, repudiaron al suyo e iniciaron una cacería de todos los popes del crimen organizado, pagando ambos con sus vidas por juzgar y encarcelar a todos los amigos y socios paternos.

Este bobo, bien hubiese podido emular a JFK, precisamente para establecer un punto de no retorno con nuestro siniestro pasado.

Ya antes de asumir era inmensamente acaudalado, contando con antígenos; los suficientes para resistir a las mundanas tentaciones de no continuar mutilándonos a todos sus mandantes.

No tiene el mismo código genético de Néstor, hijo y nieto de proxenetas y usureros, ni de Kretina, hija biológica de un suboficial mayor de la Armada que se tomó el buque y no le concedió el apellido.

En otras palabras, los doce años de los K, así transcurrieron, diseminando su odio visceral, porque ambos eran hijos del resentimiento.

El tuerto porque los médicos del Hospital Militar de Rio Gallegos no le pudieron corregir su estrabismo y ella porque fue repudiada paternalmente.

Por eso aceleraron la destrucción de las Fuerzas Armadas, hasta dejarlas en la posición mendicante en la que ahora se encuentran, retomando el exterminio que dejó inconcluso el turco.

Reiterando particularmente estos Caesescus patagónicos la plagaria maldición bíblica a Perón y Evita, ambos también hijos ilegítimos einaugurantes de la verdadera grieta en los cincuenta.

Y por sobre esa fragmentación, un modo de ser, razonar y actuar tan endémico, cuyas consecuencias pagaremos y con sangre hasta que esa mal llamada doctrina desaparezca de la faz terrenal.

Este desiderátum del dólar que, los macristas, sus socios de la banca y los mayoristas de cambio hacen subir y bajar, para tomar todas las ganancias espurias que acumularán hasta que los tomen a todos por los pescuezos, no hacen mas que avergonzarnos a todos los Argentinos, pese a que somos acreedores de esos motes con los que nos sindican desde el exterior como insensatos y nada de patriotas que mis amigos me recuerdan cada vez que pueden aquí en Arlington, en mi propio domicilio.

Recayendo sobre nuestras cabezas esos brulotes y bien merecidamente con los que nos clasifican, por esta tolerancia enfermiza, con la que convalidamos un saqueo tras otro.

Ahora desde el gobierno, pretenden justificarse, mancillando la memoria del único Presidente que nos distinguió tan brevemente como su interrupta presidencia.

Consignando que fue el Doctor Frondizi, el iniciador de esas vergonzantes peregrinaciones al FMI.

Omitiendo aclarar que el, solicitó dicho auxilio para desarrollar la Patagonia y desde aquellas estepas, construir el primer gasoducto -Campo Duran San Lorenzo-, diez mil kilómetros de carreteras, la Central Costanera, Somisa, autoabastecernos de petróleo, reequipar a los Milicos que lo traicionaron y hacernos ingresar en el autentico primer mundo.

Este salame, lo esta haciendo para sosegar la cotización de un indomable y azaroso verde.

Así de lejanos, son los horizontes que nos separan entre una época promisoria y esta decadencia existencial, con este lenguaje mogólico de sustantivos como esos tan utilizados por estos idiotas de contra fácticos y otros sinónimos por el estilo, de los cuales desconocen sus etimologías, pero que creen, son oídos y leídos como impresionables. 

Cuando en 1943, nadie sabia a ciencia cierta quien ganaría la guerra, en una Alemania hambreada por los bombardeos castigo que ya habían alcanzado al mismo Berlín, se solicitó a ese esforzado Pueblo un sacrificio excepcional por la escasez de material ferroso.

Las Amas de Casa contribuyeron con sus cacerolas y esenciales enseres domésticos de utilización cotidiana.

Y después de la rendición, con los cascos de la soldadesca, se fabricaron esas mismas ollas, como una pálida y simbólica muestra de gratitud a la dación de las otrora donantes mujeres.

Hoy le disputan a China el segundo puesto en el liderazgo mundial de la economía. 

Nosotros con esa inagotable abundancia, a punto tal que se aguarda, por la bondadosa humedad de la Pampa Gringa, una siembra y cosecha de fina record, nos convertimos en mendigos voluntarios, porque de tanto convivir entre pelotudos, todos terminamos por graduarnos de tales.

Con dos fuerzas antagónicas que bajo sus epidermis, tienen el mismo genoma de indignas, por estar ambas, abrumadas por esos pecados capitales y sus equivalencias en idénticos negociados que nos han corroído hasta los tuétanos.

Hirohito, en la víspera de la rendición ante un todo poderoso Mac Arthur, se dirigió por primera y única vez en cadena nacional ante todo el Japón. 

Fue un discurso breve y aunque con un tono algo gangoso expresó Debemos soportar lo insoportable y tolerar lo intolerable.

Muchas veces, mas de las deseadas, me cuestiono a mi mismo ¿en que puedo ayudar desde mi micrométrica posición a la Patria?.

Y no encuentro respuesta, o si localizo alguna, con solo ver por internet algún ciclo político, caigo en la cuenta que, es tan arrolladora y aplastante la fuerza de la ignorancia que, como una metástasis esta gangrenando nuestro cerebelo colectivo.

Razonando acto seguido que, todo cuanto se improvise es detenido de inmediato por el aparato.

Pero no el sistémico del Poder, sino el que nos encriptamos volitivamente por nuestra forma de negarnos a ejercer algún conducente reactivo.

Y es en momentos amargamente reflexivos como éste que vienen a mi memoria algunas citas.

Como la de aquella niña judía -Ana Frank-, que sin certificar su autenticidad, en las postrimerías de la ocupación Nazi a Holanda, aparentemente escribió en su diario en septiembre de 1944 ¿Se hará realidad nuestro sueño...se cumplirá aquel viejo cuento de hadas...se producirá la liberación tan anhelada? Todavía no lo sabemos pero la esperanza ha renacido entre nosotros. Y ahora mas que nunca debemos apretar los dientes para no gritar.

Un elocuente párrafo de una pequeña que, convivía con sus padres y otras veinticinco personas en un altillo de setenta metros cuadrados y sin baño, en una desvencijada casa frente al Amster que visité a principio de los setenta. 

Tal vez por ello, cuando se menciona la pobreza extrema de muchos Compatriotas, con solo hojear al azar los miles de ejemplos del sufrimiento que ha padecido la Humanidad y sobre todo la europea con sus guerras tribales y medievales, culminadas recién en 1945, mucho dudo de esos padecimientos que han aflorado junto a la holgazanería. 

Hasta hace unas horas, era de la opinión que si el venidero martes, se produce una ultima fuga masiva de capitales, nuestra suerte quedaría sellada.

Pero hoy, luego de ver en los noticieros porteños que, no hubo una masiva movilización a ese Congreso de Rumiantes mucho

me temo que para nuestro Holocausto Criollo, resta todavía mucho camino por andar.

Acaso precisamente porque veo un derrotero demasiado extenso creo que...

ESTAMOS...PERDIDOS.

 

Cordialmente Carlos Belgrano

Fuente:

Te puede interesar leer...


Con la entrega de 40 camionetas a la Policía se refuerza el servicio de seguridad ciudadana

Dos días para disfrutar de recorridas y conocer edificios emblemáticos de la ciudad

"Al paro del 6 lo haremos activo con piquetes y movilizaciones"

Navidad

Los sindicatos que se oponen a la productividad