Fecha: 2018-09-20 21:00:45


El Gobierno propuso flexibilizar la ley para reestructurar la deuda y levantó sospechas de megacanje


En Finanzas aseguran que solo es para administrar mejor las Letes, pero en el Congreso temen que sea un nuevo error no forzado.

Una inesperada modificación a la Ley de Adiministración Financiera, colada en el proyecto de Presupuesto 2019 enviado al Congreso generó temor en un ala de política de Cambiemos porque considera que puede generar una reacción adversa de los mercados. Se trata de una relajación de los requisitos que fija la ley para reestructurar la deuda pública, lo que alimente las sospechas de un próximo megacanje. 

Pero lo más grave no es ese riesgo. Lo peor es que en el bloque macrista no descartan que se trate de un nuevo error no forzado de la política económica, que en el intento por disipar "dudas" del mercado, las termina acentuando.  Como fue el apresurado anuncio del acuerdo con el FMI y su renegociación. Se trata del artículo 53 del proyecto de Ley, con el cual el equipo de Nicolás Dujovne busca flexibilizar las restricciones para la reestructuración de deuda.

La propuesta consiste en modificar el artículo 65 de la Ley de Administración Financiera (Ley Nº 24.156) y sus modificaciones para que en su nuevo texto se lea: "El PODER EJECUTIVO podrá realizar operaciones de crédito público para reestructurar la deuda pública y los avales otorgados mediante su consolidación, conversión o renegociación, atendiendo a las condiciones imperantes del mercado financiero".

En tanto, la redacción actual señala que el Poder Ejecutivo podrá realizar estas operaciones de reestructuración solo "en la medida que ello implique un mejoramiento de los montos, plazos y/o intereses de las operaciones originales".

Desde el equipo de Dujovne niegan que lo que se quiera hacer es un canje de la de deuda y apuntan a que simplemente se trata de contar con las herramientas poder "mejorar el perfil de los vencimientos de las Letras del Tesoro" (Letes). LPO pudo saber que así se lo explicó el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, a los legisladores de la coalición gobernante. Es que dentro de Cambiemos las dudas pasan por la conveniencia de asumir el costo político de negociar este punto y de generar alerta en el mercado hablando públicamente de "reestructuración".

Si acaso lo que se buscó es tranquilizar a los mercados que ven el crecimiento exponencial de la deuda externa, marcando que aún en un caso extremo siempre quedará la posibilidad de reestructurarla antes que defaultear, la estrategia en medio de la renegociaciñón con el FMI y el Presupuesto, no parece la más prudente. 

Desde la oposición la primera pregunta que surge es. ¿Por qué el Gobierno querría reestructurar la deuda en términos que no mejoren las condiciones de emisión? Por eso, incluso el Justicialismo más dialoguista busca precisiones sobre la finalidad de esta nueva redacción, mientras que la oposición más distante a Cambiemos directamente apunta a que sería una forma de salvavidas de los funcionarios si termina haciendo un "canje ruinoso para las finanzas públicas".

Desde el equipo de Dujovne niegan buscar ir a un canje y apuntan a que solo quieren contar con las herramientas poder 'mejorar el perfil de los vencimientos de las Letes'. Así lo explicó Bausili a los legisladores de Cambiemos, quienes dudan de la conveniencia de generar alerta en el mercado hablando de 'reestructuración'.

Fuentes de Hacienda confirmaron a LPO que esta normativa apunta al mejor manejo de las Letes al explicar que: "Si hoy quisiéramos comprar una Lete que vence dentro de 2 semanas y cambiarla por otra a 6 meses, dado que en el mercado secundario la Lete cotiza a la par, hoy no podemos hacerlo aunque mejore el plazo, porque actualmente se interpreta que se deben cumplir dos de los tres requisitos de la norma vigente".

Un operador del mercado confirmó a LPO esa argumentación: "Necesitan esto para patear las Letes a 2020 y que sea lo que Dios quiera".

En el mercado temen que esta normativa podría ser un intento velado de Hacienda por anticiparse a un empeoramiento de las condiciones que obliguen al Gobierno a recurrir a un canje voluntario de títulos, habida cuenta del reciente salto en el riesgo país y que las tasas en el resto del mundo vienen subiendo. Por otra parte, consideran que, si no hay necesidad inminente de una reestructuración de deuda, incluir esta modificación en el articulado es generar ruido innecesario en un momento delicado.

Fallas de comunicación agravan la crisis de credibilidad de Macri en los mercados

"No creo que se venga un megacanje. Es más probable que el FMI le haya pedido a Dujovne que reduzca las necesidades de financiamiento de los próximos años y una reestructuración sería una forma de hacerlo. Mi impresión es que esta modificación podría ser una solicitud del FMI porque, si no es eso, cometieron un error enorme dado que meten ruido inútilmente en el mercado", sintetizó el economista y director de la consultora F&E, Hernán Hirsch.

Además, en el mercado advierten un detalle adicional: la Ley de Administración Financiera explícitamente excluye a las Letes "reembolsadas durante el mismo ejercicio financiero en que se emiten" de la definición de "deuda pública". Por lo que no se justificaría que se cambien artículos sobre la administración de la deuda y no específicamente la de las Letes.

Y así lo sugiere la segunda parte del propuesto artículo 53, que agrega que "de constituirse con motivo de la realización de estas operaciones un incremento de la deuda pública, se deberá afectar la autorización de endeudamiento prevista para el ejercicio respectivo. Las operaciones con cargo al presente artículo se realizarán en el marco de la estrategia plurianual de deuda que será definida por el MINISTERIO DE HACIENDA".

De acuerdo a las declaraciones oficiales recogidas por ámbito.com, la intención de Hacienda trasciende el manejo de las Letes. Según una fuente del Gobierno, en comparación con los países de la región "nos quedamos atrasados por que la norma actual nos pone restricciones que no tienen sentido para el manejo del portafolio de deuda" y agregó que "tenemos que pasar a una etapa de optimizar nuestro portafolio de deuda a medida que baje la inflación y se desarrolle el mercado en pesos. Así como está la ley no tenemos ninguna chance de hacerlo".

Consultado por LPO, el doctor en Economía y director grupo financiero Black Summit, John Charalambakis, sostuvo: "Si una deuda es considerada insoportable por quienes gobiernan y desean reestructurarla, entonces deben cumplir y demostrar los estándares de dicha declaración de 'deuda odiosa'".

"Si surgen dificultades para cumplir con el cronograma de amortización, recomiendo seguir los procedimientos de reestructuración adecuados del Instituto de Finanzas Internacionales", agregó el especialista en crisis de mercados emergentes, que en breve visitará Buenos Aires para dictar un seminario de finanzas, a la vez que remarcó el valor para el crecimiento de una economía de que una sociedad honre sus deudas y no las cambie "unilateralmente a voluntad y placer de quienes gobiernan".

Fuente: La Política Online

Te puede interesar leer...


Nuevas convocatorias para beneficiarios del programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo

Los poderosos y los condenados: vida en las antípodas

Treinta pibas marcadas

El bello y la bestia

NACE LA BILLETERA ELECTRÓNICA AFIP PARA PAGAR GANANCIAS, IVA Y BIENES PERSONALES