Fecha: 2019-02-11 00:42:52


La deportación de Vanessa


“El problema en Europa son los inmigrantes. Hay que expulsarlos”, repetía Nella, a los 70 años, cuando se cumplían 46 desde su llegada a la Argentina desde Italia. La xenofobia es un discurso que coopta, incluso, a quienes en algún momento de sus vidas transitaron ese lugar.

Por Claudia Rafael

“El problema en Europa son los inmigrantes. Hay que expulsarlos”, repetía Nella, a los 70 años, cuando se cumplían 46 desde su llegada a la Argentina desde Italia. La xenofobia es un discurso que coopta, incluso, a quienes en algún momento de sus vidas transitaron ese lugar. Y los transforma en la peligrosa infantería destinada a estragar a los sufrientes. Que terminan adoptando la antigua filosofía de que molestan los que sobran. Y los que sobran son siempre los otros. Es ideología pura. Una serpiente que muerde y envenena con el más poderoso de todos virus: el de la destrucción del otro.

Vanessa Gómez Cueva es peruana. Tiene 33 años y hace más de 15 que llegó a esta tierra. Vivió casi la mitad de su vida en Argentina. Tiene tres hijos argentinos de 2, 5 y 14 años. En 2013, en un juicio abreviado, fue condenada por infracción a la ley de drogas y liberada un año después por buena conducta. Estudió enfermería, se recibió y trabajaba.

El Estado la puso en su mira. Y no dudó. La buscó en su casa con la excusa de firmar un documento, la cargó en un avión con su bebé de dos años y dejó a sus otros dos niños a la deriva. La deportó. Le puso el qepd para sus sueños en la frente. Habrá llorado de rabia y su niño habrá bebido la leche tibia de ira y angustia. Sus otros dos hijos, en casa, habrán esperado a que mamá vuelva y mamá no volviera. Porque el Estado, el bienpensante y presente Estado, se ocupó de que esa mujer, con tantos años de vida en Argentina como en Perú, fuera el paradigma del mal. A enarbolar en las campañas de limpieza étnica que el poder –y amplias franjas de la sociedad- pretende instalar en tiempos de pujas electoralistas. Y el hilo históricamente se corta por los senderos donde deambulan los olvidados. Las morenidades. Las mujeres y los niños de ojos rasgados. Las vidas suburbiales. Las Vanessas de esta historia, utilizadas como máscaras para cubrir los intereses y los anchos dividendos de los privilegiados de cada tiempo.

Se construirán muros allí donde las prácticas segregacionistas lo consideren indispensable; se insuflará a los que pugnan por no caer en los acantilados de la exclusión de la fiebre del sálvese quién pueda y del individualismo militante; se erigirán estructuras de pensamiento dispuestas al estrago y no al abrazo sostenido. Se demarcarán nuevas fronteras para cobijar en territorios más puros a los incluidos. Mientras las blancas aves de rapiña encarcelarán nuevos sueños y desangrarán los días de los que sudan por la moneda cruel de cada almuerzo. Se expulsará a las Vanessas mientras se seguirá sentando al banquete de los incluidos a los que trafican con las vidas y pactan convenientemente con los digitadores de los nuevos genocidios.

Fuente: Agencia Pelota de Trapo

Te puede interesar leer...


Diagraman acciones para familias rurales y pequeños productores

No somos. Nos hacemos

Revés para el Gobierno: la Justicia ordenó restituir pensiones por invalidez

“No me mates”, para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Muje

Última etapa de la construcción del acueducto El Acay en San Antonio de los Cobres