Fecha: 2020-09-10 00:12:49


Para el Gobierno servía para «preservar la salud» | Diputados derogó la ley que daba vía libre a la


La Ley 8191 había sido muy criticada.

Anoche en una sesión maratónica que se extendió hasta el amanecer de este miércoles, los diputados salteños derogaron la Ley 8191, conocida como Decreto 255, que daba libertad a la Policía provincial para detener y juzgar durante la cuarentena.

Todo empezó como un decreto del Gobernador a fines de marzo. Tres meses después, tras una Legislatura que nunca le dio tratamiento, se convirtió en ley. Gustavo Sáenz puso en manos de la Policía la facultad de detener, juzgar, sentenciar y aplicar la pena a los supuestos infractores de la cuarentena. La ley establecía la privación de libertad a quienes no respetaran el aislamiento. Indicaba que sería sancionado con arresto de hasta sesenta días o multa de hasta sesenta días «el que injustificadamente desobedezca órdenes legítimas en ejercicio de las funciones de los agentes del orden público que tengan por la causa la emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19, o fuere arbitrariamente remiso en darle cumplimiento». También indica que si la infracción «fuere cometida mediante la conducción de un vehículo automotor, las fuerzas de seguridad que intervengan en el procedimiento lo decomisarán preventivamente y de forma inmediata».

La ley cosechó críticas desde todos los sectores excepto del oficialismo provincial. En julio, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, criticó la medida. En una resolución oficial publicada en agosto, la Federación Argentina de Colegios de Abogados solicitaba su inconstitucionalidad. Hasta el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, apuntó contra el decreto.

En el oficialismo local, en cambio, todo era diferente. Para la diputada provincial Socorro Villamayor el decreto era «una medida excepcional dictada para la paz social, la seguridad y la salud de la población». El secretario general de la Gobernación, Matías Posadas, llegó a opinar que la ley era una herramienta más para preservar la salud de los salteños.

Lo cierto es que fueron varios los episodios en los que la Policía salteña se vio involucrada y acusada de exceso de fuerza. En ese período hubo represiones, gatillo fácil y abuso de autoridad en distintos puntos de la provincia.

Fuente: www.cuarto.com.ar