Fecha: 2021-03-31 22:46:08


El gobierno de Biden denunció que Argentina tiene un "sistema judicial ineficaz y politizado" que impide frenar la corrupción


El Departamento de Estado publicó un documento en donde repasa las violaciones a derechos humanos en 2020. Destaca los esfuerzos del Gobierno para contener la violencia policial.

El gobierno del demócrata Joe Biden afirmó que la Argentina no cuenta con un sistema judicial robusto para contener la corrupción y señaló que "funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales participaron en prácticas corruptas con impunidad".

Lo hizo durante la presentación sobre su informe anual sobre el estado de los Derechos Humanos en el mundo, que estuvo a cargo del propio secretario de Estado, Antony Blinken y su asistente en el área, Lisa Peterson, realizado este martes en la Casa Blanca. Este informe se ha publicado 45 veces y permite al gobierno de Estados Unidos erigirse en un observador crítico del tema, en otros países.

Si bien el texto se centró en analizar los casos de violencia policial en el país y destaca los esfuerzos del gobierno de Alberto Fernández por contenerla, dedica algunos párrafos a advertir sobre la fragilidad del combate a la corrupción. "Instituciones débiles y un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado socavaron los intentos sistemáticos de frenar la corrupción", señala el informe.

Instituciones débiles y un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado socavaron los intentos sistemáticos de frenar la corrupción. Funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales participaron en prácticas corruptas con impunidad.

El texto evalúa que la impunidad que observan en los casos de corrupción "sugiere una falta de implementación efectiva de la ley".

Luego el informe analiza los casos de violaciones de Derechos Humanos en manos de las fuerzas de seguridad y en ese rubro el país no sale tan mal parado, en comparación con otros países de la región. "Si bien las autoridades civiles mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad, persisten varios problemas, incluidos asesinatos y torturas a manos de la policía, corrupción, malas condiciones carcelarias y violencia antisemita", advierte el texto.

El documento recuerda que en agosto el Departamento de Estado señaló que la policía provincial disparó y mató a un joven de 17 años en la ciudad de Córdoba. Posteriormente, un oficial de policía fue arrestado. Y luego recuerda que en la provincia de Buenos Aires, fiscales acusaron a un policía provincial de "homicidio involuntario" tras la muerte de Jorge Martín Gómez en marzo. 

Sin embargo, el informe rescata que el gobierno argentino ha tomado medidas para abordar estos problemas, aunque "la corrupción y un sistema judicial lento y politizado obstaculizaron los esfuerzos para investigar los abusos", dice la Casa Blanca sobre Argentina. 

"El gobierno en general denuncia los abusos y se esforzó por capacitar a los militares y la seguridad en todos los niveles en derechos humanos, incluso mediante capacitación en línea durante la pandemia de Covid-19", agrega el texto.

 

El informe  al analizar el estado de situación global describe "significativas" violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. Y en la región también se focaliza en México, en donde advierte sobre la "impunidad y las tasas extremadamente bajas de enjuiciamiento" a los responsables de estos delitos.

En el prefacio del informe, el secretario de Estado, Anthony Blinken, destacó una serie de preocupaciones sobre los derechos humanos en la región. En Nicaragua, por ejemplo, el funcionario de Biden escribió que "el corrupto régimen de Ortega aprobó leyes cada vez más represivas que limitan severamente la capacidad de operación de los grupos políticos de oposición, la sociedad civil y los medios independientes".

"Mientras tanto, en Cuba, las restricciones gubernamentales continuaron reprimiendo las libertades de expresión, asociación, religión o creencias y movimiento", dice el informe, y agrega que "la corrupción de Nicolás Maduro agravó la terrible crisis humanitaria del pueblo venezolano".

En declaraciones a los periodistas en la presentación del informe, Blinken dijo que "el presidente Biden está comprometido a poner los derechos humanos en el centro de la política exterior de Estados Unidos".

 "Usaremos todas las herramientas de nuestra diplomacia para defender los derechos humanos y responsabilizar a los perpetradores de abusos", dijo y advirtió "este informe es solo una forma de hacerlo". 

el presidente Biden está comprometido a poner los derechos humanos en el centro de la política exterior de Estados Unidos".

Usaremos todas las herramientas de nuestra diplomacia para defender los derechos humanos y responsabilizar a los perpetradores de abusos. Este informe es solo una forma de hacerlo.

Además, Blinken dijo que "la tendencia con respecto a los derechos humanos continúa moviéndose en la dirección equivocada". "Este alarmante fenómeno está empeorando como resultado de la pandemia", agregó. "El Covid-19 ha afectado de manera desproporcionada a las personas y grupos de nuestras sociedades que ya estaban sujetos a abusos".

Con respecto a México, el Departamento de Estado aborda una serie de temas, entre ellas la presunta participación de miembros de las fuerzas de seguridad en grupos armados ilegales, homicidios extrajudiciales, desapariciones forzadas, torturas, malas condiciones carcelarias, detenciones arbitrarias y violencia contra periodistas, entre muchos otros.

El informe señaló la muerte de Giovanni López a manos de policías municipales en el estado de Jalisco en mayo pasado o, así como la ejecución en julio de presuntos miembros del Cártel del Noroeste por parte de soldados luego de un enfrentamiento en Nuevo Laredo.

El documento también señaló que "la impunidad y las tasas extremadamente bajas de enjuiciamiento seguían siendo un problema para todos los delitos, incluidos los abusos contra los derechos humanos", y que incluso en los casos en que se cometieron delitos violentos, "la gran mayoría permaneció impune".

Fuente: www.lapoliticaonline.com