Fecha: 2022-08-30 21:30:15


¿Intercambio automático? El Gobierno intenta conseguir información de cuentas bancarias en Estados Unidos


Mientras que el fisco americano pide datos financieros de argentinos en el exterior para enviárselos a la AFIP, Sergio Massa se prepara para cerrar un nuevo acuerdo; los tributaristas no ven viable un avance en ese sentido, por la falta de confianza en el país.

En los últimos días, se conoció que el fisco de Estados Unidos está pidiendo información sobre las cuentas bancarias que un grupo de argentinos tiene en el exterior, con el fin de remitirle los datos a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Ahora, también se suma que el ministro de Economía, Sergio Massa, buscaría cerrar durante su viaje a Washington un acuerdo de intercambio de información automática y así evitar la evasión tributaria.

“Se busca avanzar con un mayor y más acelerado intercambio de información”, admitieron fuentes oficiales a la agencia de noticias Télam, aunque los intentos por llegar a un nuevo acuerdo con Estados Unidos no son nuevos. Desde hace meses que la AFIP y la Cancillería aseguran que están en “instancia avanzada de negociación” con las autoridades estadounidenses para acceder al mecanismo de intercambio de información. No obstante, entre la falta de seguridad jurídica y las dudas sobre una “posible persecución política”, para los tributaristas muy difícilmente la Argentina logre un nuevo pacto.

EL VICE DE SERGIO MASSA, GABRIEL RUBINSTEIN, DESMINTIÓ UNA DEVALUACIÓN

“Estados Unidos tendría que pegarse un tiro en el pie, porque hay mucho dinero de argentinos allá y dar esa data podría llegar a perjudicarlos. Ya lo han dicho varios funcionarios americanos, que si en algún momento empieza a operar el intercambio de información, va a ser después de un blanqueo especial. Por ahora, esta posibilidad se ve lejana, incluso con la llegada que puede tener Sergio Massa con la administración de Joe Biden”, consideró Mariano Ghiradotti, del estudio Ghiradotti & Ghiradotti.

Qué información sí envía EE.UU.

En 2014, la Argentina suscribió al acuerdo multilateral de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que contempla que las administraciones tributarias compartan información automática sobre las cuentas que los residentes tienen en el exterior. Cada año la AFIP recibe datos provenientes de 107 países, lo que le permitió recaudar más de $1300 millones por datos omitidos por los contribuyentes entre 2016 y 2017. Pero le falta uno de los más codiciados: Estados Unidos.

Sucede que el país que dirige Biden tiene sus propias reglas del juego. En la última década, firmó acuerdos con 97 naciones para que las instituciones reporten la información, en el cual participan países como Brasil, Perú, Panamá y México. Y si bien con la Argentina suscribió a un convenio en diciembre de 2016, que permitió que la administración tributaria local solicite en las últimas semanas un requerimiento a la Internal Revenue Service (IRS), tiene un tratamiento distinto. En esta última categoría también se ven englobados Costa Rica, Islas Caimán, Ecuador, Guernsey, Hong Kong, Isla de Man, Jersey, Panamá y Singapur.

La Argentina tiene acuerdos de intercambio de información automática por la OCDE.

La Argentina tiene acuerdos de intercambio de información automática por la OCDE.RICARDO PRISTUPLUK

“La Argentina no está dentro de los 97 países con los que Estados Unidos intercambia información de forma automática. En cambio, Estados Unidos tiene acuerdos específicos con otros 10 países para intercambiar información, pero tiene distintas etapas. Depende del acuerdo que se haga y de los exámenes que hagan desde allá, es si avanzan o no sobre las siguientes etapas de intercambio tradicional”, explicó César Litvin, socio de Lisicki Litvin & Asociados.

Según remarcó el tributarista Martín Caranta, en el acuerdo que se firmó hace seis años se contemplan tres posibilidades de intercambio de información: requerimiento (a pedido), automática y espontánea (si el fisco local cree tener datos importantes, se lo envía voluntariamente al país de origen). La primera de estas fue la que se llevó las miradas en la última semana, el primer avance que logró la AFIP para conocer datos de las cuentas bancarias que tienen los argentinos en el exterior.

¿DÓNDE ESTÁN LAS FIGURITAS? LA FIEBRE PANINI Y EL ÉXITO DEL MARKETING DE LA ESCASEZ

“Pero el fisco no puede hacer una excursión de pesca y pedir que le den la información de todas las cuentas bancarias que todos los argentinos tienen en el sistema bancario de Estados Unidos. Solo puede hacer un requerimiento, si tiene una sospecha fundada a través de la fiscalización, de que cierto grupo de personas tienen algo en el exterior sin declarar y puede resultar previsiblemente de interés para la República Argentina”, agregó.

Por la lista de requisitos que tiene que realizar la administración tributaria de por medio, este instrumento se utilizó en los últimos años en menos de 30 casos. “Estados Unidos tampoco colaboró, porque la IRS tampoco tiene muchos recursos humanos como para destinarlos a revisar miles de posibilidades de argentinos que pueden tener cuentas afueras”, agregó Ghiradotti.

En líneas generales, según detectaron los tributaristas, los contribuyentes que por estos días recibieron la notificación de que el IRS los está investigando son aquellos que no pagaron el aporte solidario a las grandes fortunas, tanto porque fueron a juicio o porque se realizó un aporte previo. La AFIP tomó nota de quienes declararon una menor tenencia de dólares entre 2019 a 2020, y está intentando descubrir si ese dinero fue a parar a otra jurisdicción.

PREVIAJE 3: CUÁNDO ARRANCA, CÓMO INSCRIBIRSE Y CUÁL ES LA NOVEDAD DEL PROGRAMA QUE SE ANUNCIA HOY

“Los requerimientos son pocos, porque no es como un intercambio automático donde se da toda la información del sistema financiero. ¿Puede que Estados Unidos acceda a un intercambio automático? En lo personal, no lo creo en lo inmediato, porque cuando se quiso avanzar en 2017, 2018 y 2019 la Argentina no tenía la seguridad jurídica para que no se filtre información sensible. Tal vez, más adelante sí”, remarcó Litvin.

Durante 2017 se filtraron datos del blanqueo que llevó a cabo la administración de Mauricio Macri. Allí se destruyó parte de la confianza en el país, que se suma al nulo secreto fiscal. “También hay un trasfondo político, de que puede usarse para persecución, más en el contexto actual. Por el momento, la Argentina no tiene los estándares de confiabilidad deseados ni la seguridad jurídica que implican estos intercambios. Estados Unidos establece acuerdos, pero siempre protege primero sus intereses”, cerró Ghiradotti.

Fuente: La Nación